El poder de la educación

Para mi uno de mis grandes logros personales es mi título universitario en la Universidad de Maryland.  Hoy con orgullo puedo decir que no sólo soy jugador profesional de baloncesto en la mejor liga del mundo, también soy comunicador social.

Nada de esto hubiera sido posible sin el apoyo de mis padres, pero sobre todo a mi formación en Venezuela. En la historia de Alexis les conté que estudiamos juntos en la Escuela Parroquial San Juan Bautista, frente a la Plaza Capuchinos en Caracas. Conté con grandes profesores a los cuales quiero y admiro mucho, pero hubo una en particular que me marcó.

Sin duda, la profesora Yula es una de mis favoritas. Siento una gran admiración y respeto por su vocación de enseñar y el gran compromiso que tiene en la formación de los jóvenes venezolanos. Fue mi profesora de 4to grado y recuerdo con mucho cariño como siempre estaba pendiente de cada uno de nosotros “sus muchachitos” como aún nos llama.

Creo en el gran poder de personas como Yula quienes se dedican por completo a enseñar. En sus manos está el futuro de nuestro país. El lema de mi fundación “el que no estudia, no juega” viene gracias a todo lo que me enseñaron mis profesores y en especial Yula.

Esta semana celebramos el día del maestro, y qué mejor forma de hacerlo que contando esta historia de una de las personas más especiales para mí. A todos los maestros, esta historia es para ustedes.

Profe Yula: quiero agradecerte todo lo que has hecho por mí y por miles de jóvenes que han pasado por tus salones en 31 años (y los que faltan). Gracias por siempre apoyarme en mis sueños y estar orgullosa al verme alcanzarlos. Todo  lo que aprendí de ti lo tengo  muy presente y hoy que soy papá busco enseñar a mis hijos. Gracias por tanto y sobre todo demostrarnos que a través de la educación podemos cambiar vidas. Eres un ejemplo a seguir para nosotros y día a día nos motivas a #HAZQUEPASE. Te quiero mucho.

es_VESpanish
en_USEnglish es_VESpanish
Share via
Copy link
Powered by Social Snap